Hollande y Gentiloni quieren fijar en marzo la reorientación de la UE

346
ET06 PARÍS (FRANCIA) 10/01/2017.- El presidente galo, Françóis Hollande (d), y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni (i), ofrecen una rueda de prensa tras su reunión en el Palacio del Elíseo en París (Francia) hoy, 10 de enero de 2017. EFE/Etienne Laurent

París, 10 ene (EFE).- El presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, subrayaron hoy la necesidad de abrir “una nueva página de la historia de la construcción europea” y convinieron en que el aniversario del Tratado de Roma en marzo debe servir para fijar la dirección.

Hollande, que recibió a Gentiloni en París en la primera etapa de la gira europea del jefe del Ejecutivo italiano, señaló la voluntad conjunta de que las conmemoraciones del 70 aniversario del Tratado de Roma sirvan para mostrar “la dirección que queremos dar” al impulso europeo.

Ambos coincidieron en que las prioridades para “relanzar Europa” son la gestión de los flujos de refugiados e inmigrantes en Europa mediante el control de las fronteras, la coordinación de las políticas de seguridad y defensa ante la amenaza terrorista y la orientación de las políticas económicas hacia el crecimiento y el empleo, dejando de lado la austeridad.

Sobre este último punto, el primer ministro italiano hizo hincapié en que “no hay futuro para una Europa obsesionada por las reglas y que no se centre en el crecimiento y el empleo”, en una apenas velada alusión a Alemania y a su fijación por los criterios del Pacto de Estabilidad sobre el déficit y la deuda.

Respecto a la crisis migratoria y de refugiados, Hollande puso el acento en el objetivo de garantizar “la seguridad de las fronteras”, que es lo que permitirá a la vez ser “dignos” en el derecho al asilo, pero también expulsar “a los inmigrantes que no tienen vocación a seguir en el territorio europeo”.

Gentiloni no se privó de marcar un matiz propio al afirmar que “el peso de la crisis migratoria no puede dejarse sólo en las espaldas de algunos países”. Una forma de recordar la carga que está asumiendo Italia por las llegadas a su territorio de decenas de miles de personas que se lanzan al Mediterráneo desde Libia.

Precisamente Libia fue otro de los temas que los dos mandatarios dijeron haber tratado, con la idea puesta -según Gentiloni- en reforzar el actual Gobierno provisional y en asegurar la integridad territorial frente al riesgo de disgregación de las facciones que controlan diferentes regiones.

La tercera pata del relanzamiento europeo que los dos países quieren sacar adelante es la defensa y la seguridad ante “un mundo peligroso”.

El jefe del Estado francés dijo que hay que “garantizar una defensa europea” y “coordinar más” los servicios de información, en particular frente a la amenaza terrorista. EFE

Compartir