Río de Janeiro, 2 dic (EFE).- Las mujeres en Brasil cobran de media un salario un 68 % menor que el de los hombres y dedican el doble de tiempo que ellos a las labores domésticas, según un informe divulgado hoy por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

De acuerdo con el estudio, esa desigualdad no es solo salarial, también afecta a las responsabilidades en el trabajo, ya que mientras el 6,2 % de los hombres mayores de 25 años ocupa puestos de gerencia o dirección, solo el 4,7 % de las mujeres en esa misma franja de edad desempeña ese tipo de trabajos.

En cuanto a la jornada laboral, mientras los hombres trabajan una media de 40,8 % semanales, las mujeres dedican 34,9 horas de su tiempo a su carrera profesional, según el estudio elaborado con base en los datos recogidos en 2015 mediante un amplio sondeo por muestras de domicilio.

Por el contrario, mientras las mujeres dedican unas veinte horas semanales al cuidado del hogar, los hombres apenas destinan diez.

Estas diferencias sociales en Brasil no se limitan a una cuestión de género y tienen también su reflejo en aspectos raciales.

Solo un 17,8 % de la población con los mayores niveles de renta se define como negra o mulata, pese a que los afrodescendientes representan el 54,0 % de los brasileños, de acuerdo con el informe.

En el otro extremo de la balanza, los negros y mulatos representan el 75,5 % entre el 10 % de brasileños con las rentas más bajas.

Estas diferencias raciales también se plasman en la educación, si bien reflejan una cierta mejoría en los últimos diez años.

Del total de estudiantes negros y mulatos de entre 18 y 24 años, el 12,8 % cursaba estudios superiores en 2015, frente al 7,7 % que lo hacía en 2005.

En cuanto a la población blanca, esa proporción pasó de un 17,8 % hace una década a un 26,5 % el año pasado.

Compartir