Foto. Agexport

Guatemala, 15 nov (ACAN-EFE).- La industria de los centros de atención al cliente -call center- en Guatemala, la primera en Centroamérica en analizar su progreso a través de un estudio presentado hoy, es una “palanca importante” para alcanzar una economía más competitiva.

“Son una palanca importante que aporta hacia una Guatemala más competitiva, una industria que crece y genera prosperidad y progreso en donde opere”, dijo este martes el presidente de este segmento de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Manuel Gordo.

Esta es una de las conclusiones principales del Índice de Progreso Social, una herramienta para medir el desempaño social y ambiental que analizó la industria en Guatemala, concluyendo que mejora “cuantitativamente” la calidad de vida y el progreso social de las personas que han trabajado en el sector.

Mejora en las necesidades humanas básicas, educación, acceso a información y dimensión de oportunidades son los aspectos que se tomaron en cuenta para elaborar este análisis, y se determinó que, más allá del ingreso económico, las personas que trabajan en este ámbito “tienen una movilidad social importante, impactando su desarrollo integral”.

Actualmente, este segmento en Guatemala genera alrededor de 38.000 empleos directos y se prevé un 15 % de crecimiento para el 2016.

Solo en empleos, la industria inyecta a la economía local cerca de 160 millones de dólares y en exportaciones, en el 2015, aportó al país 750 millones.

“Apostar por establecer estrategias que impulsen el crecimiento de esta industria permitiría un desarrollo social y económico para Guatemala”, aseguró el directivo de Agexport.

Según explicó, el estudio demostró que cuantos más años lleve el trabajador en la industria, mayor es el progreso social, habiendo una diferencia de casi 40 puntos en la evaluación de las personas que llevan más de 10 años y aquellas que están por ingresar.

El sondeo incluye una muestra de 1.577 personas, entre trabajadores de las empresas de la industria y familiares.

“El estudio que realizamos confirma que un modelo económico basado en empleo y capacitación, como el de la industria de Contact Center & BPO (subcontratación de procesos de negocios) de Guatemala, está alineada a un mayor nivel de bienestar individual y colectivo, permitiendo que se incrementen las condiciones básicas necesarias para tener una vida plena en comunidad”, dijo, por su parte, el investigador Senior Social Progress Imperative (SPI) Jaime García.

El analista señaló que este estudio debe ser una guía para establecer más estrategias que impulsen un desarrollo inclusivo y sostenible.

La gerente del sector en Agexport, Ninoshka Linde, indicó que en Guatemala hay el potencial necesario para que esta industria triplique su tamaño a medio plazo, pero para ello, incidió, es necesario invertir en el desarrollo de las capacidades del capital humano, especialmente el inglés, y crear un marco legal competitivo con incentivos para la industria.

“Hoy la competencia en la región por atraer estas empresas es ardua, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y Colombia tienen planes concretos para aumentar su participación de mercado en esta industria. Guatemala también necesita hacerlo si es que quiere disminuir el desempleo, el subempleo y crear condiciones mejores de vida para las futuras generaciones”, concluyó.

Compartir