Foto. SCSPR/Archivo

Douglas Gámez

Ciudad de Guatemala, 14 sep (AGN).– El ejercicio impulsado por el gobierno del presidente Jimmy Morales con la sociedad civil guatemalteca para una segunda reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) responde al espíritu de los Acuerdos de Paz, firmados hace 20 años, que plantean una mayor participación ciudadana en las decisiones de país, afirmó la exministra de Cultura y dirigente indígena, Otilia Lux.

“Este ejercicio político que hoy culminamos va orientado a las demandas de los Acuerdos de Paz y que este año cumplen 20 años”, recordó Lux en referencia al diálogo impulsado por el mandatario con los representantes de los diferentes sectores.

“Es fundamental e importante que usted (Presidente) hiciera la convocatoria y este ejercicio a petición de algunas organizaciones… esto tuvo su efecto positivo”, resaltó.

El secretario general de la Presidencia, Carlos Martínez, presentó ayer la iniciativa de ley en el Congreso para las reformas de segunda generación de la LEPP, lo cual Lux calificó como “el momento oportuno” para hacerlo.

“Este el momento oportuno para que los guatemaltecos y guatemaltecas estemos inmersos dentro de la reforma de la Constitución para darles continuidad a los Acuerdos de Paz”, manifestó.

En ese sentido, dijo que los acuerdos poseen un “contenido muy importante” para las transformaciones que requiere Guatemala, muchos de los cuales reunió la nueva propuesta de reformas al sistema electoral del país.

“Contiene, por ejemplo, el fortalecimiento del Tribunal Supremo Electoral, la democratización de los partidos políticos, la modernización del padrón electoral, las organizaciones políticas”, destacó Lux.

A consideración de la lideresa indígena, estos son “los puntos medulares” para el fortalecimiento de la democracia en Guatemala.

Este 29 de diciembre Guatemala conmemorará el 20 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, los cuales pusieron fin al enfrentamiento de 36 años armado entre el Ejército de Guatemala y grupos insurgentes que dejó como resultado unas 200.000 víctimas.

Uno de los puntos que establecen los acuerdos es la transformación del sistema político del país hacia uno más incluyente.

 

Compartir