Joseline Ayala

Ciudad de Guatemala, 11 sep (AGN).- El 11 de septiembre de 1990, frente a su oficina, fue muerta de 27 puñadas la antropóloga guatemalteca Myrna Mack Chang a manos de agentes del Estado de Guatemala. Hoy, su hija, la ministra guatemalteca de Salud, Lucrecia Hernández Mack, volvió a encontrarse con el recuerdo del hecho, 26 años después.

La ministra tenía entonces 17 años y hoy es una médica cirujana. Desde julio se convirtió la primera mujer frente al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), donde asumió un desafío marcado por la precariedad y la crisis.

Su designación al frente de la institución generó controversia pero el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, consideró que sus capacidades resultan suficientes para asumir el reto, uno de los prioritarios de su administración.

En abril de 2004 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) consiguió que el Gobierno de Guatemala reconociera públicamente que fueron agentes del Estado los que cometieron el asesinato y a comprometerse con medidas de reparación. Pese a ello, según su hija, hay “impunidad parcial” en este caso.

Visiblemente emocionada, habló ante periodistas y comentó que “en 26 años han ocurrido muchas cosas” refiriéndose a, por ejemplo la creación de la fundación Myrna Mack, creada por iniciativa de una hermana de la víctima, Helen Mack, y el logro de la condena de 25 años a la que fue sentenciado el sargento especialista Noel de Jesús Beteta Álvarez, responsable material del hecho.

“Tuvimos un juicio contra el autor material que es precisamente un privado de libertad que fue integrante del Estado Mayor Presidencial, posteriormente tuvimos un juicio contra autores intelectuales, uno de los cuales fue condenado pero se encuentra prófugo”, explicó la ministra.

Con evidente emoción, recordó la dolorosa experiencia de haber atravesado por la pérdida de su madre y la lucha por la justicia.

“Lo que podemos decir es que si bien hubo un proceso, podemos pensar que hay impunidad parcial en el caso de mi mamá, al mismo tiempo, también sabemos que ha habido toda una lucha por el sistema de justicia y por el fortalecimiento de justicia y ha habido algunos logros y avances que esperamos seguir defendiendo y manteniendo”, expresó.

Sensible frente al recuerdo, y los motivos del asesinato de su madre, así como por el vacío que dejó en su vida, Hernández Mack dijo que se debe “seguir luchando por la memoria histórica”.

Compartir