Ciudad de Guatemala, 26 ago (AGN).– Guatemala calificó hoy como “cínico” al primer ministro de Belice, Dean Barrow, y cuestionó a Magdalena Talamás, representante del secretario general de la OEA, Luis Almagro, por restar importancia a la muerte de un niño guatemalteco a manos de fuerzas beliceñas en la zona de adyacencia entre los dos países, en abril.
“La actitud cínica del Primer Ministro deteriora la relación bilateral, este señor, no sé a qué aspira”, advirtió el ministro guatemalteco de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, en declaraciones a la cadena radial Emisoras Unidas.
Precisó que su “cinismo” llega al extremo de pretender una “disculpa” guatemalteca por la denuncia del ataque que fuerzas beliceñas lanzaron a un hombre y sus dos hijos guatemaltecos, uno de los cuales, de 13 años, murió víctima de ocho heridas de bala.
Barrow afirmó antes de que el informe fuera publicado y entregado formalmente a Guatemala, que el documento demuestra “la falsedad de la posición tomada por su Presidente (Guatemala), el ministro de Exterior y otros oficiales”, por lo que dijo esperar una disculpa guatemalteca.
Estimó que es Barrow quien debe una disculpa por los 13 guatemaltecos fallecidos en la zona de adyacencia.

Belice soldados 1

Señaló que el cinismo de Barrow también se manifiesta si se comparan los 13 guatemaltecos muertos por fuerzas beliceñas durante los últimos años, mientras el Ejército de Guatemala nunca fue acusado de disparar contra beliceños.
En el caso del menor muerto a tiros en abril, Morales dijo que no fueron las balas de la patrulla militar las que mataron al niño, pero sí las de una fuerza patrullera de guardabosques denominada Asociación para la Conservación y el Desarrollo y que, por lo tanto, “son parte de la patrulla militar”.
Asimismo, anunció que el Gobierno de Guatemala enviará una carta “fuerte” a Almagro por las palabras de Talamás.
“Ella no puede decir que hay cosas más importantes que la muerte del niño. Ella es cualquier cosa, menos diplomática”, advirtió.
Reconoció que tanto en este asunto como en otros que se han discutido con Belice, siempre “vamos en desventaja” porque “se va a ir a quejar y a decir que Guatemala es el país agresor”.
Explicó que por tratarse de un país pequeño, pero miembro de una comunidad de 60 países británicos, “va a ir a quejarse, es una constante”.
“Se victimizan, pero Guatemala es reconocida en el ámbito multilateral como un país respetuoso y no agresor, por ello forma parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El Ejército guatemalteco nunca fue señalado por hechos de este tipo, mientras 13 guatemaltecos sí murieron a manos de tropas beliceñas”, insistió.

636078541857532571w

 El informe Talamás 
Ciudad de Guatemala. (Efe) – La muerte el pasado abril del adolescente guatemalteco Julio René Alvarado, quien se había adentrado en la zona de adyacencia administrada por Belice, se produjo a causa de disparos realizados por guardabosques beliceños que conformaban las patrullas de vigilancia.

Así lo señala el informe elaborado por expertos independientes de la Organización de Estados Americanos (OEA), que todavía no ha sido divulgado oficialmente pero cuyas conclusiones fueron reveladas por la representante especial del organismo para el tema de Guatemala y Belice, Magdalena Talamás, en una rueda de prensa celebrada hoy en la capital guatemalteca.

El documento asegura que el joven de 13 años, quien ya había sido detenido por Belice en anteriores ocasiones por caza furtiva, se adentró 562 metros al este de la línea de adyacencia y ahí se produjo un intercambio de disparos según las evidencias encontradas en un árbol, que indican que los proyectiles provenían del lado donde se encontraba la familia guatemalteca.

Las evidencias señalan además que los disparos que causaron la muerte al joven e hirieron a su padre no fueron realizados por las fuerzas armadas, sino por los guardabosques de una ONG beliceña que forman parte de las patrullas de vigilancia.

Esta tesis reforzaría las declaraciones de las fuerzas de seguridad de Belice, quienes aseguraron que los disparos se produjeron en respuesta a una agresión por parte de la familia Alvarado.

belize-map-2

Compartir