Guatemala, 5 ago (AGN).- La tasa interanual de homicidios a julio de 2016 se ubica en 28,3 por cada 100.000 habitantes en Guatemala, la más baja desde marzo de 2002, de acuerdo con los estudios que realiza el analista independiente en seguridad, Carlos Mendoza, basados en las estadísticas de la Policía Nacional Civil y cuyos resultados publica en su cuenta de Twitter @camendoza72.

De acuerdo con Mendoza, para el 31 de julio de 2016 se registra un descenso en las cifras de homicidios que alcanza el 5 por ciento, al compararlo con la misma fecha del año pasado, pero “al ajustar por población (por cada 100.000 habitantes), la tasa interanual  es la más baja desde marzo de 2002, o sea desde hace 172 meses (14 años)”.

Además, destaca que al 31 de julio pasado el promedio diario de homicidios se ubicaba en 12,6; mientras que en años anteriores llegaba a entre 17 y 18. De hecho, los registros dan cuenta que este es el más bajo desde 2005.

“Esto quiere decir que el trabajo en conjunto (interinstitucional) se ha fortalecido y se evidencia que en una escena del crimen cada delegado tiene una tarea exhausta por hacer, dando como resultado la captura de estructuras dedicadas a distintos hechos de violencia”, subrayó Mendoza.

Pero eso no es todo. La baja en la reducción de la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes que registra Guatemala es menor a la de Honduras y El Salvador, las cuales, al 31 de julio de 2016, se ubicaban en 57.5 y 103.9, respectivamente.

“Somos una región (el Triángulo Norte de Centro América) muy vulnerable donde la desigualdad es una de las causas de la violencia y Guatemala es uno de los países al que le afecta esta problemática”, apuntó.

Para Carlos Menocal, ex ministro de Gobernación, las fortalezas que presentan las  nuevas autoridades son de beneficio para la demanda que tiene la población guatemalteca, porque según el ex funcionario, el Ministerio Público y la Policía Nacional Civil han coordinado acciones de persecución y de investigación hasta lograr las detenciones de los implicados en los hechos de violencia.

La postura en cuanto a que el fortalecimiento del trabajo interinstitucional ha sido la base para alcanzar este logro, es refrendada por el exministro de Gobernación, Carlos Menocal, quien detalla que este esfuerzo se viene dando desde mediados de 2009 y los resultados se están viendo en la actualidad.

“Es importante el esfuerzo que lograron y han logrado las nuevas autoridades en continuar con el descenso de los homicidios, pero ahora el reto es que debe bajar la violencia en general”, dijo el exfuncionario.

Según los profesionales, Guatemala estaba incluida dentro de la lista de las naciones más peligrosas del mundo, afirmando que hoy por hoy el país tiene tasas de homicidios menores que Venezuela, Colombia o México. Incluso hasta menores a las de varios estados de Estados Unidos de América.

Vidas Salvadas

La disminución en la violencia homicida también ha permitido salvar las vidas de al menos 10.000 guatemaltecos, quienes salen a las calles en distintos momentos y horarios.

La información analizada por Mendoza detalla que los hechos de violencia se registran regularmente los viernes, sábados y domingos, producto del alto consumo de bebidas alcohólicas entre los guatemaltecos, lo cual provoca discusiones y a la larga hechos violentos.

“La violencia no se da todos los días, ni horarios, ni calles, ni avenidas, ni departamentos, ni sin una razón. Pero gracias a las denuncias las estructuras que se dedican a realizar los hechos violentos están siendo desarticuladas, lo que también contribuye a evitar el deceso de más ciudadanos”, afirma Mendoza.

img_5251

Datos reales

La diferencia que puedan existir entre las estadísticas de la PNC y del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), no alteran los resultados de su estudio. Es más, señala que esta radica en que los homicidios que reportan las fuerzas de seguridad son los que procesan en diferentes escenas de crimen y no dan seguimiento a personas que hayan resultado heridas en esos hechos. Mientras tanto el Inacif sí lo hace.

“Los datos estadísticos de la PNC no mienten. El hecho que exista una diferencia es porque los agentes policiales examinan la escena del crimen y no le da un seguimiento a los heridos quienes son trasladados a centros asistenciales donde mueren a causa de las heridas. Entonces el Inacif realiza la necropsia correspondiente y recibe el dato de los fallecidos por violencia”, aseguró Mendoza.

Información divulgada por el Ministerio de Gobernación en su página web

Compartir