Mildred Morales

Ciudad de Guatemala, 4 ago (AGN).- De enero a julio el ingreso de remesas familiares a Guatemala incrementó 14,73 por ciento, comparado con el mismo período del año pasado, no obstante que el número de guatemaltecos deportados por Estados Unidos se mantuvo casi en el mismo nivel al registrado en los primeros siete meses de 2015.

Entre enero y julio de 2015 las remesas familiares sumaron 3.528,7 millones de dólares (26.606,4 millones de quetzales), informó una fuente económica.

Hasta el 31 de julio el Banco de Guatemala (Banguat) contabilizó 4.048 millones de dólares (30.524,78 millones de quetzales) en concepto de remesas familiares, que en su mayoría son enviadas por guatemaltecos que viven en Estados Unidos para el desarrollo de sus familias en el país centroamericano.

Deportados

Aunque en el séptimo mes del año se contrajo 6,55 por ciento el ingreso de divisas, la diferencia de enero a julio de 2015 con la de 2016 es de 519,67 millones de dólares (3.918,31 millones de quetzales).

Hasta julio, las autoridades migratorias de Estados Unidos deportaron a 18.675 guatemaltecos.

La Dirección General de Migración (DGM) en su página oficial de internet precisó que del total de repatriados 16.613 son hombres, 1.944 mujeres y el resto menores de edad.

La cifra de retornados de Estados Unidos entre enero y julio pasado es ligeramente menor a los 18.888 deportados en el mismo período del año pasado.

El 2015 cerró con un total de 31.443 guatemaltecos repatriados de la Unión Americana, contra los 51.157 del 2014.

Para el país centroamericano, las remesas son el segundo generador de divisas después de las exportaciones y representan uno de los principales motores del desarrollo.

 

Compartir