Foto. EFE

Río de Janeiro, 27 jul (EFE).- El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, visitó hoy el puerto de Río de Janeiro para ver personalmente el espacio que hospedará el pebetero de los Juegos Olímpicos de 2016, totalmente tapado por una lona, ya que por primera vez la antorcha estará fuera del estadio olímpico.

El presidente del COI, acompañado por el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, y del presidente del Comité Organizador Río 2016, Carlos Arthur Nuzman, aseguró estar satisfecho con el estado de la ciudad y felicitó a los cariocas “por todo lo que han conseguido en los últimos siete años”.

“(Los cariocas) han transformado una ciudad, una metrópolis, en solo siete años cuando en otras áreas del mundo tomaría generaciones”, explicó Bach.

Asimismo y en referencia a las graves crisis política y económica que enfrenta el país, recalcó ser consciente de que estos cambios se produjeron en “un tiempo difícil para Brasil” y transmitió su apoyo al país sudamericano asegurando que el COI “está con” los brasileños.

“Un día se hablará sobre Río de Janeiro antes de los Juegos Olímpicos de 2016 y un Río de Janeiro mucho mejor después de los Juegos Olímpicos de 2016”, afirmó.

Recordó también la importancia de la Orla Conde, como fue bautizado el recién inaugurado paseo marítimo del puerto de Río de Janeiro tras la total revitalización de la zona portuaria de la ciudad en los moldes de Barcelona y Buenos Aires.

Fue precisamente en esta área del nuevo puerto, considerado como uno de los mayores legados olímpicos, en que fue instalado el pebetero de Río 2016 y que, para Bach, además de ser “el corazón de los Juegos Olímpicos”, será el lugar “para celebrar” y “compartir la experiencia olímpica”.

El presidente del COI no quiso revelar el aspecto que tendrá el recipiente que será usado como pebetero olímpico, totalmente cubierto por una lona, pero aseguró que se trata de una “bella caldera con una forma que realmente sorprenderá a todos”.

El dirigente le restó importancia a los problemas que se han vivido estos días en la ciudad y que han generado gran polémica en la comunidad internacional, como fallos en el sistema de transportes o en los apartamentos de la Villa Olímpica, que forzaron a algunas delegaciones a alquilar apartamentos fuera de las instalaciones olímpicas mientras los problemas son solucionados.

“No puedo recordar ningunos Juegos con, por ejemplo, el transporte funcionando al 100 % el primer día. Es muy diferente de unos Juegos a otros pero hemos visto los cambios y la velocidad de los cambios”, afirmó el presidente del COI, quien señaló que confía en que todo saldrá bien.

En su desembarque este miércoles en Río de Janeiro, Bach comentó que “ya es posible sentir el clima olímpico en el aeropuerto, en la ciudad y en los sonrientes voluntarios”.

El excampeón de esgrima en Montreal 1976 llegó a Brasil en medio de un fuerte esquema de seguridad montado por la Policía Federal y se hospedará en un hotel del barrio de Barra da Tijuca, en el que hombres de la Fuerza Nacional están posicionados desde hace varios días para velar por la seguridad de las autoridades olímpicas.

Compartir