EN SEIS MESES, EL “NUEVO MIDES” LOGRÓ UN AHORRO DE Q 29 MILLONES SÓLO EN CONTRATOS TELEFÓNICOS Y BODEGAS INUTILIZADAS

Douglas Gámez

Ciudad de Guatemala, 14 Jul (AGN).– El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) está retomando su rol como ente coordinador de los programas sociales a favor de la población más vulnerable, pero libre de la manipulación y enfoque clientelar que le caracterizó en el pasado.

El presidente Jimmy Morales, nombró a José Moreno para cumplir la reingeniería de la institución y cuyo resultado permite que los programas sociales cumplan efectivamente su fin, alejando el fantasma de la corrupción que cobijó.

“Un nuevo Mides” es ahora lo que se tiene, expresa Moreno, quien, con el respaldo presidencial, emprendió una verdadera depuración de la política partidista y el pago de favores por medio de los fondos que correspondían a atender las necesidades de los más vulnerables.

Para alcanzar el nuevo orden, rescindió contratos millonarios con empresas telefónicas y de logística inutilizadas para la distribución de alimentos con insignias partidistas.

Entre las acciones más notorias, el nuevo Mides transformó el programa de transferencias condicionadas con la implementación de un sistema de tarjetas de débito. Este es ahora aplaudido y reconocido por una comunidad internacional que lo recomendó hace más de tres años.

Ahora, Moreno anuncia más acciones. Espera formalizar denuncias ante el Ministerio Público (MP) y la propia Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) si es necesario, y anuncia el lanzamiento de un portal web para la fiscalización de los recursos y beneficiarios de los programas sociales.

En la siguiente entrevista con la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), la cual el propio ministro considera una “rendición de cuentas”, explica el rescate y nueva visión de la cartera encargada de transformar la calidad de vida de los más pobres en Guatemala.

niños pobreza

¿Qué acciones emprendió para desprender al ministerio del manto de la corrupción?

El principal resultado es la cero tolerancia a la corrupción. Logramos controlar en buena parte los actos anómalos. No es un secreto que el Mides es donde más señalamientos hubo por esas prácticas.

Devolvimos bodegas que no se utilizaban, alquiladas desde hace muchos años, a partir de abril de 2015 no resguardaban nada, no había razón para tenerlas, más de 250.000 quetzales mensuales por cada una. Ese descubrimiento y cancelación nos permitió ahorrar unos 29 millones de quetzales.

Ya no tenemos contratos telefónicos con ninguna compañía. Nuestros colaboradores no tienen celulares pagados con los escasos recursos del Estado. Fue un proceso fuerte. El Congreso quería desaparecer el ministerio, se nos asignó solo para sueldos hasta junio, pero hicimos muchos cambios y logramos administrar nuestros fondos hasta para diciembre.

¿Cuál fue la instrucción del presidente Morales?

Despolitizar los programas sociales. (Anterior a este gobierno) Se daban bolsas de alimentos y bonos, pero no a las personas necesitadas.

Nuestra misión en respuesta a los objetivos por los cuales se creó el Mides es localizar a las personas que requieren la ayuda social. Estamos haciendo un mapeo para ubicar a quienes de verdad necesitan el respaldo estatal.

¿Qué hizo diferente con los programas sociales?

Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), convertimos la entrega de bolsas de alimentos en una transferencia con tarjetas de débito por 250 quetzales.

Este programa tenía el mayor foco de corrupción. El ministerio compraba a muchos proveedores, lo embalaban, salían los camiones, la gente hacía cola desde la noche anterior por una bolsa que llegó a costar 180 quetzales; pero con toda la parafernalia y show que se montaba, su precio unitario aumentó a 300 quetzales.

La tarjeta de débito va directo al beneficiario. No hay más intermediarios. Para que compren productos como: leche en polvo, huevos, pasta, frijol, arroz, harina, azúcar, aceite vegetal, atol fortificado y sal, esto alcanza para 15 días a una familia de cinco personas.

¿Cómo visualiza este programa?

Muchos pueden decir que 250 quetzales no son mucho, pero es bastante para la gente que no tiene nada. Es una tarea ardua, los listados no funcionaban, los cotejamos con el Registro Nacional de las Personas (Renap), de una base de datos de 21.000 personas, unas 6.000 no aparecían o coincidían.

Tuvimos que empezar los padrones de nuevo en Chuarrancho (norte de la capital), es el lugar más cercano (a la Ciudad de Guatemala) y con mayor pobreza. No hicimos ningún acto para su lanzamiento. No vamos a hacer igual a otros gobiernos. No vamos a lucrar con la pobreza.

MIDES

Para septiembre esperamos tener unos 14.000 beneficiarios identificados, con su ficha técnica. Sus viviendas son ubicadas con satélite, tomamos fotografías a la vivienda, documentos de identificación y a las propias personas. Aquí, ahora, los datos van a coincidir.

Si era uno de los programas más corruptos, ¿tuvo presiones externas ante los correctivos?

En mi despacho tuve a varios proveedores del ministerio que me decían: ¿y cómo le vamos a hacer ahora? Les contestaba que tomaran sus vehículos y camiones, que fueran a vender a las tiendas de barrio, nosotros no les vamos a dar un solo centavo.

(Moreno asegura que presentó denuncias en la Contraloría General de Cuentas, MP y CICIG, por las anomalías detectadas).

¿Cómo se transparentará este programa?

Con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) cruzaremos información, para detectar si los beneficiarios cuentan con vehículos. Estos programas son para gente que los necesita, no porque perteneció a un partido político. Sabemos que en el pasado se les otorgó a parientes de alcaldes, amigos de los gobernadores. Eso ya no se va dar en este ministerio.

¿Qué otros programas se vienen?

Tenemos que ser estrictos con las entregas, para que funcionen y permitan a las personas salir de la pobreza.

Además, reactivamos las transferencias condicionadas en salud y educación. Es uno de los programas más grandes. Esta semana iniciamos la distribución del 60 por ciento pendiente del 2015, porque solo hubo una cuota, pero vamos a pasar filtros, para limpiar los padrones e incorporar gente que lo necesite.

MIDES 800

Las becas para Mi Primer Empleo arrancaron en Zaragoza, Chimaltenango. Para este año pondremos a disposición 395 becas en diferentes departamentos. Son 2.000 quetzales mensuales durante cinco meses para promover la inclusión de los jóvenes en el campo laboral y seguridad social.

Impulsamos las Becas Artesano en Chiquimula que son 1.325 beneficiarios. No podíamos continuar con los 14 comedores; reactivaremos 7, únicamente los cercanos a los hospitales.

¿Cuáles son las proyecciones para el segundo semestre?

Esta semana vamos a cancelar los subsidios para las 125 familias afectadas por la tragedia de El Cambray II, entregaremos 1,6 millones de quetzales.

Además, queremos implementar el Sistema Nacional de Información Social, en el cual 16 instituciones harán públicos los datos sobre los aportes sociales que realiza el Estado.

CIFRAS

29 millones de quetzales fue el monto del ahorro por la cancelación de contratos de bodegas no utilizadas, a razón de 250.000 quetzales mensuales.

14.000 beneficiarios plenamente identificados se espera tener en septiembre

395 becas Mi Primer Empleo, dotadas con Q2.000 durante cinco meses se comenzaron a entregar a jóvenes estudiantes.

1,6 millones de quetzales se entregarán esta semana a 125 familias damnificadas en El Cambray II como subsidio.

Compartir