Fotos. Pedro Agustín/SCSPR
Joseline Ayala

Ciudad de Guatemala, 13 jul (AGN).- El Gobierno de Guatemala se plantea recuperar siete plantas de tratamiento de aguas residuales como parte del plan para rescatar el lago de Amatitlán,  que está altamente contaminado.

La primera de esas plantas que estuvo abandonada por seis años  que procesará unos 4.000 metros cúbicos de agua al día, fue reactivada hoy en la colonia San Cristóbal, en el sur de la capital, durante un acto encabezado por el vicepresidente guatemalteco, Jafeth Cabrera.

Este es el inicio de un proceso de recuperación del lago que es un compromiso adquirido por el gobierno del presidente Jimmy Morales, pero que es un asunto que involucra a todas las autoridades, empresas y guatemaltecos, dijo.

PTR_0307

“Este equipo conformado para recuperar el lago de Amatitlán ha trabajado y es necesario que todos adoptemos el compromiso de limpiar lo que hemos contaminado”, manifestó el vicepresidente.

De acuerdo con el director de la Autoridad del Manejo Sustentable de la Cuenca del lago de Amatitlán (AMSA), Amed Juárez, en Guatemala se requieren por lo menos 200 millones de quetzales para invertir en infraestructura de saneamiento.

Agregó que en los seis años que dejó de funcionar la planta no se trataron aproximadamente 8 millones de metros cúbicos de agua que contaminó el lago, pero resaltó que con la reactivación se reducirá en un 5% el ingreso de aguas no tratadas.

PTR_0555

Juárez anunció que dentro de un mes se reinaugurará otra planta  que es 6 veces más grande que la reactivada hoy y que tratará las aguas de los municipios de Santa Catarina Pinula y de Villa Canales, ambos del departamento de Guatemala.

Para la puesta en marcha de la planta se destinaron unos 584.000 quetzales y se contó con la colaboración del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, la iniciativa privada y la Mancomunidad de la Gran Ciudad del Sur integrada por seis municipalidades

Se tiene planeado reactivar las plantas de tratamiento de San Agustín, Villa Canales, Mezquital, Villa Lobos, Santa Isabel y de una laguna de sólidos con la meta de reducir en un 50% la carga de contaminantes que ingresan al lago desde 13 municipios.

Compartir