Fotos. Leonel Jiménez/SCSPR

Douglas Gámez

Ciudad de Guatemala, 28 jun (AGN).– El Gobierno de Guatemala fortalecerá las capacidades financieras de instituciones encargadas de luchar contra las adicciones en el país, aseguró hoy el vicepresidente Jafeth Cabrera.

“El problema de las adicciones es serio, el dinero que se invierte es escueto, vamos a trabajar para mejorar su presupuesto para 2017, tenemos que fortalecer este proceso de atención a los adictos en el país”, puntualizó Cabrera en declaraciones a laAgencia Guatemalteca de Noticias (AGN), luego de recorrer las instalaciones del Centro de Tratamiento Ambulatorio (CTA), donde compartió con niños, adolescentes y adultos recluidos en el lugar por problemas con las drogas.

El CTA es el único lugar público autorizado en el país para atender las adicciones con programas médicos, psicológicos, así como talleres de reinserción social y laboral.

En la actualidad atiende en promedio a unas 15 personas. Juan Rafael Sánchez, secretario ejecutivo de la Comisión contra las Adicciones y Tráfico Ilícito de Drogas (SECCATID), recordó que las capacidades financieras públicas son bajas, pues solo suman unos 5 millones de quetzales (655.307 dólares) para este año.

Sin embargo, resaltó los esfuerzos hechos por la SECCATID para rehabilitar a más personas de forma integral con enfoques distintos. “Es complejo el panorama individual, familiar y social que atendemos, tenemos muchas personas referidas y otras que vienen voluntariamente”, agregó.

LEO_7095

Durante la visita, Cabrera conoció los talleres de repostería, carpintería y computación, utilizados por las autoridades para abrirles a los rehabilitados la posibilidad de obtener un trabajo.

Café, pasteles, tortillas de harina, estantes para botiquines médicos o herramientas para hacer tortillas son algunos de los productos que los pacientes han aprendido a elaborar. El Vicepresidente recomendó estudiar la posibilidad de promover la venta de esos productos para generar ingresos a los afectados para su recuperación.

Cabrera aprovechó la actividad para enviar un mensaje de aliento a los pacientes, los animó a luchar por su rehabilitación y se comprometió a buscar alternativas para fortalecer las capacidades institucionales con el fin de facilitar su recuperación.

“Las drogas son un problema difícil, tenemos que pedirle mucho a Dios y desarrollar esas actividades que nos permitan la rehabilitación, que es lo más importante, son muchas las causantes, pero con este centro y el esfuerzo para incrementar sus capacidades, vamos a ayudar con metas y objetivos claros”, concluyó.

Compartir