Cruce de información interinstitucional permite reencuentro de familia separada por erupción del volcán de Fuego

953

Rodrigo Pérez/Fotos William Meoño

Sacatepéquez (Guatemala), 10 jun (AGN).- Un cruce de información interinstitucional permitió que tres hijos y sus padres, que perdieron contacto al escapar de la violenta erupción del volcán de Fuego hace ocho días en Guatemala, fueran reunificados por las autoridades.

“Es una de las cosas que han provocado gran satisfacción en el equipo de trabajo”, afirmó Andrea Gaytán, gobernadora departamental de Sacatepéquez, al referirse a la buena noticia para la familia, que es originaria de la aldea El Rodeo, en el departamento de Escuintla.

El día en que el coloso desató su furia, que ya deja un saldo de 110 muertos y 197 desaparecidos, Saida Morataya, su esposo Mynor Pamán y sus tres hijos corrieron por sus vidas. Y en una parte de la huida se separaron en dos grupos.

Los padres fueron a parar en el albergue Mario Méndez Montenegro, en Alotenango (Sacatepéquez) y sus tres hijos en el centro instalado en el instituto Simón Bergaño, en Escuintla. Estos últimos son Yohana, de 19 años; Walter Alfredo, de 17, y Wilber Armando, de 15.

Los padres que pensaron lo peor, se acercaron al Centro de Operaciones de Emergencia (COE) municipal y departamental de Alotenango para reportarlos como extraviados, según la gobernadora.

Ellos “tienen confusión de cómo fue que se separaron durante la explosión del volcán de Fuego”, cuenta Gaytán.

Agregó que tras un cruce de información, se logró encontrarlos en uno de los albergues de Escuintla.

“Se hizo todo el proceso para verificar y constatar que eran familia a través de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP)” que tienen sedes en Alotenango y Escuintla, explicó.

Tras ser localizados, la SOSEP coordinó el traslado de los padres a Escuintla para que se reencontraran y dicha tarea estuvo a cargo del Club Rotario, se informó.

Me siento “muy feliz, no tienen la menor idea de cómo me siento. Es una alegría muy inmensa de estar con mi familia”, dijo a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) Saida Morataya.

Luego recordó que pasó por “una tristeza y angustia muy difícil” al no saber nada de sus hijos. Pero eso ya es ya cosa del pasado, expresó.

Compartir