La clonación y el regreso a una vieja polémica

0
104

La Habana, 11 ene (PL) Por primera vez en la historia de la ciencia, científicos chinos lograron clonar dos primates, mamífero que hasta ahora se resistía a tal procedimiento.

Los artífices, pertenecientes al Instituto de Neurociencias de la Academia China de las Ciencias en Shanghai, modificaron la técnica utilizada en la oveja Dolly para crear una cantidad teóricamente ilimitada de clones, método llamado transferencia nuclear de célula somática, que permite desarrollar clones idénticos a partir de una célula de un solo individuo.

Al publicar los resultados, en la revista Cell, los investigadores alegaron que usar esta técnica para criar primates resulta un gran avance para la investigación en biomedicina, pues permitirá proveer copias genéticas exactas del mismo animal y reducir la variabilidad en los resultados cuando se prueban nuevos medicamentos u otras terapias. De modo que estudios como los vinculados al cáncer, el Alzheimer y el Parkinson se podrían beneficiar con la iniciativa, al ser los primates más parecidos genéticamente a los humanos que los ratones.

El equipo ha asegurado que el novedoso método no se aplicará en humanos. No obstante, no se hizo esperar la reacción temerosa de representantes de la comunidad científica, a la que se sumó la posición antagónica de organizaciones protectoras de animales.

Aunque hasta la fecha ya se han clonado una veintena de especies, este hecho suscita -o resucita- el debate en torno al tema, pues a pesar de que los monos clonados son hembras de macaco cangrejero -o primates de cola larga según otras fuentes-, existe la interrogante de si esto significa un paso previo a la clonación de los humanos.

Bruce Whitelaw, microbiólogo y experto en animales transgénicos del Instituto Roslin de Edimburgo, de Escocia, y Angelika Schnieke, quien dio vida a Dolly hace más de dos décadas, manifestaron su preocupación sobre el suceso.

De acuerdo con Whitelaw, los investigadores asiáticos emplearon 149 embriones, de los que 79 sobrevivieron en el laboratorio y, con suerte, ocho habrán logrado nacer. Ello significa que la técnica es poco eficiente, tanto como lo era en 1996, en opinión del escocés, quien igualmente señaló otras vías que hoy se están explorando con éxito en la lucha contra diferentes padecimientos, como los CRISPR (repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas), estudiados y utilizados para lograr una respuesta eficaz del organismo humano.

Por otra parte, Darren Griffin, profesor de la Universidad de Kent en Inglaterra, consideró que el trabajo de los científicos chinos podría ayudar en el futuro a comprender enfermedades humanas, a la par que debe delinearse sin demora el marco ético dentro del cual deben operar esos experimentos.

Ahora queda preguntarse si Zhong Zhong y Hua Hua, protagonistas de esta historia que ha desatado, una vez más, la disputa en torno a la clonación, pudieran ser solo un eslabón más en una cadena que se entreteje poco a poco desde que, en 1996, apareció en el escenario la oveja Dolly.

¿Serán estos primates solo una primera chispa de un incendio por venir? Ya hemos visto muchas cosas que parecían destinadas solos a los libros y películas de ciencia ficción hacerse realidad, demostrando el indetenible progreso del ser humano. El tiempo, los límites de la ciencia y la ética dirán la última palabra.